Los residuos inertes forman parte de la gestión de residuos en Granada en el día a día. Como su propio nombre indica, un residuo inerte es aquel que no se transforma debido a su naturaleza y, si lo hace, la transformación que experimenta es mínima. No son residuos peligrosos en absoluto, ya que, al no transformarse, no suponen ningún riesgo para las aguas ni, por lo tanto, para la salud humana o el medio ambiente. La mayoría de ellos provienen del sector industrial, siendo materiales de construcción en gran parte.

¿Cómo gestionar los residuos inertes?

Lo más importante es saber que la gestión de residuos en Granada tiene en cuenta este tipo concreto, y no se permite que se viertan de cualquier manera en los pueblos o ciudades de nuestra provincia.

Por su propia naturaleza, los residuos inertes son de gran volumen (piensa, por ejemplo, en los escombros de la construcción), por lo que son las empresas especializadas las encargadas de recogerlos y llevarlos a los vertederos inertes. Estos vertederos están muy controlados, ya que está completamente prohibido verter otro tipo de residuos junto con los inertes, porque pueden provocar serios problemas en el medio ambiente.

Los residuos inertes se clasifican de la siguiente manera:

- Papel y cartón.

- Maderas.

- Metales.

- Plásticos y PVC.

- Materiales rocosos.

Una vez clasificados por el personal autorizado en el vertedero, el objetivo siguiente es poder recuperarlos como material de construcción de nuevo. El paso de la recuperación es muy importante, ya que cuantos más materiales seamos capaces de reciclar, menos tendremos que explotar los recursos naturales y, por lo tanto, menor gasto de energía haremos. Esto es lo que llamamos gestión eficiente de los residuos.

Esperamos que este nuevo artículo del blog de Mecanizados y Suministros Granada, S.L. haya resultado de tu interés. ¡Te esperamos en el próximo!